Daniel Vives Simorra. Homenaje al Profesor Венко Кънев / Venko Kanev y a su esposa Nuria, fallecidos en abril 2020

.

https://webtv.univ-rouen.fr/public/videos/v125d1c7ba12a6caekwt03whhkisaf/thumb.jpg

Causadas por el COVID-19,  los fallecimientos de Venko Kanev y de su esposa Nuria el 17 de abril en hospitales de París y de sus afueras me destrozan del alma.

Comparto el dolor de la desaparición de ambos con su familia, con su hijo Alain Kanev, su nieto, su hijo adoptivo, sus colegas y amigos de la Universidad de Rouen, Xavier Rabassó, José Vicente Lozano…Comparto también la pena que tendrán los profesores de la Universidad búlgara San Clemente de Ohrid (Свети Климент Охридски) de Sofía de la que era profesor emérito y doctor honoris causa : Tatyana Panteva (“Tania”), Yana Andreeva, Peter Mollov …Tampoco me cabe duda que lamentarán asímismo esta tragedia tanto sus compañeros cubanos como muchos investigadores, académicos y escritores latinoamericanos con los que Venko mantuvo hasta su muerte constantes y fructuosos contactos durante sus diversos viajes.

La partida de Nuria y Venko, mis entrañables amigos, es algo que me afecta de una manera que no puedo expresar. Y sin embargo tengo que expresarme cueste lo que cueste y decir que mis convicciones materialistas –materialismo dialéctico y materialismo histórico – no me impiden pensar que se han reunido con el cosmos con destino a un universo desconocido e inimaginable. De eso, solíamos hablar a pesar de nuestro alejamiento común de cualquier idealismo religioso. ¡Cuántas discusiones, entre bromas y veras sobre esos misterios de la vida, de su finitud, de lo que sería del futuro de un mundo libre de las pesadillas del neoliberalismo y del imperialismo ¡ ¡ Cuántas charlas sobre el rol de la literatura y la cultura al respecto ¡ Cuántas hipótesis sobre estos sujetos, que no excluían el buen humor y hasta la risa, compartí con Venko durante nuestras largas caminatas por las calles de Rouen, Paris, Sofía y otras ciudades de Europa y América Latina,…

Cuando traté de comunicarme a mediados de marzo de este año con Venko, cuyo silencio no dejaba de inquietarme, conseguí hablar con su hijo, Alain, que me advirtió que sus padres habían ingresado en dos hospitales situados en las afueras de Paris y que la esperanza de que ambos pudieran superar esta terrible prueba era casi nula.

Desde ese día hasta la fatal noticia de su muerte el 16 de abril, sabía que se trataba de la “Crónica de una muerte anunciada” que no tenía nada de literatura y mucho menos de académica.

Como sucedió cuando murió mi angelito, mi primer hijo José Manuel en el 82 a los siete años, no cesan de rondarme por la cabeza las palabras del gran poeta comunista peruano César Vallejo

Hay golpes en la vida, tan fuertes…
¡Yo no sé !
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!...

Venko era uno de mis mejores amigos. Nuestras relaciones amistosas se remontan a los años 80 cuando se fundó el seminario del CRICCAL en 1984 en la Universidad de Paris IIISorbonneNouvelle. Inmediatamente desarrollamos un compañerismo que cobró aún más fuerza por los años 90.A partir de entonces nos reuníamos frecuentemente para discutir, establecer proyectos, hablar de nuestros intereses comunes tanto en materia literaria como cultural y política, caminar lenta y largamente por el Barrio Latino de París, ir a comer en un buen restaurante…. También empezamos a reunirnos en casa suya o en la nuestra  con él, Nuria, yo y Christiane mi mujer.

Para mi mujer y yo estas pérdidas son inmensas.

Cuando ingresé como Profesor de las Universidades en Rouen, como presidente de la Comisión de los Investigadores del Departamento de Estudios Románticos, insistí para que reclutaran a Venko, antes de todo por sus propios méritos intelectuales. Era una época en que el Departamento estaba en una situación dramática (muertes, jubilaciones, traslados…). Su venida a Rouen representó para el Departamento una ayuda enorme, la posibilidad de desarrollar muchas relaciones internacionales. Con Venko y con los profesores Javier Rabassó, José Vicente Lozano, Milagros Torres y otros amigos suyos, como Virgilio López Lemus de Cuba, pudimos llevar a cabo con éxito numerosas jornadas de estudios, varios coloquios y encuentros internacionales. Mi colaboración con Venko nos permitió organizar clases para formar nuevas generaciones de jóvenes hispanistas, darles a conocer los tesoros de la gran cultura comunista y progresista de América Latina… Fue una época de mucho trabajo, de grandes esperanzas y de gran amistad.

Fue también cuando Venko me permitió descubrir esta hermosísima parte de los Balcanes que es Bulgaria, de la cual era oriundo, a pesar de las dificultades que encontraba y sigue encontrando el país. Con él y con otros amigas y amigos búlgaros, descubrí asimismo Sofia, “la hermosa”, y su bella Universidad San Clemente de Ojrid, entablando con varios de sus colegas unas relaciones entrañables.

Todavía guardo en la memoria mis varios viajes a Sofia, nuestras conversaciones, actividades académicas pero también los buenos momentos que pasamos  recorriendo las calles de Sofia, largos paseos por las calles de la capital búlgara con Venko, Nuria y amigos comunes como Tania, Yana, José Vicente y su mujer Carmiña, o yendo de excursión a la montaña de Vitocha, a Plovdiv (la « Florencia » búlgara) y a muchos lugares hermosos de los Cárpatos … Todas aquellas experiencias que me permitieron descubrir un país – ¡un mundo¡ – que se desconoce a menudo en Francia. Entre una infinidad de recuerdos, guardo la vez en que desayunamos  por una hermosa mañana de otoño del 2011, llena de sol, en un pequeño bar de Plovdid con él, José Vicente, Tatyana y Yana en Plovdiv¡ Cuántos recuerdos, Dios mío ¡

Venko y Nuria quedarán siempre en nuestra memoria. Soy un hombre muy materialista – ! materialismo dialéctico e histórico… ¡ qué le vamos a hacer !–, pero estoy seguro que de esta manera seguirán de cierto modo vivos, ¡sí vivos!, porque tengo la certidumbre de que las mujeres y los hombres continuamos de existir de algún modo en la gran cadena de todos los seres que nos acompañaron en nuestra limitada presencia en la tierra.

Sí, siguen viviendo en nosotros sus familias, sus hijos, sus amigos, las horas de felicidad que pasamos con ellos, lo que escribió Venko, sus libros, su combate a favor de un mundo socialista desembarazado del cáncer del capitalismo y del imperialismo. No, no desaparecerán las caminatas, las discusiones que yo y sus amigos tuvimos con él, un buen vaso de vino tomado juntos en un bar tranquilo del Barrio Latino de París o en Sofia…

Sigo pensando en el considerable trabajo que Venko hizo como director de la edición en búlgaro de Le Monde Diplomatique. Por eso agradezco al Mundo Diplomático en francés haberle rendido homenaje en su edición de mayo de 2020 que reproduzco a continuación :

« Golpe cruel para nuestras ediciones internacionales

La pandemia mundial de Covid-19 constituye un golpe cruel para nuestras ediciones internacionales del Mundo Diplomático.
El jueves 16 de abril, Luis Sepúlveda fue llevado por la enfermedad en Oviedo, en España. El escritor es mundial conocido […] También fue un apoyo histórico de nuestra cdición chilena.
El día después de su muerte, el responsable de nuestra edición búlgara, Venko Kanev, sucumbió a su vez al virus en un hospital francés. Más que socios, perdemos dos amigos y camaradas.
Con gran entusiasmo, con pocos recursos, Venko Kanev conseguía cada mes, desde 2005, publicar un número de Le Monde diplomatique en búlgaro: cinco o seis artículos en el menos, en función de su carga de trabajo y la disponibilidad de sus traductores, todos trabajando gratuitamente a título benévolo, incluido él. Venko editaba también pequeños libros compuestos de artículos de nuestra revista mensual.
Venko era un personaje, un carácter, como dicen. Un luchador cálido y decidido. En ese momento en que el virus lo golpeó, estaba terminando la realización de una « Manera de Ver » (« Manières de voir », supplément du Monde Diplomatique) en torno a los medios de comunicación y estaba considerando la posibilidad de traducir el Manual de Economía Crítica (ed. Le Monde Diplomatique, 2016) en una edición búlgara»

C:\Users\User\AppData\Local\Temp\AtlHTMLClip\clip_fichiers\Image24638812000001.jpg

 

Sin embargo, Venko no se limitaba a esta valiosa colaboración con Le Monde Diplomatique.

Habiendo sido mi mejor amigo desde principios de los años 80, soy testigo que Venko (1942-2020) fue también un militante fiel al ideal comunista de los Partidos Comunistas de Europa del Este y de América Latina. Escribió un gran número de textos, publicados en revistas o presentados en conferencias sobre el desastre humano, político y económico que supuso la contrarrevolución en la URSS y Europa del Este. También fue autor de numerosos textos antiimperialistas relativos a estos mismos países, saqueados y esclavizados por el imperialismo y la UE.

De joven, Venko Kanev había comenzó su carrera como hispanista en las aulas de San Clemente de Ohrid . Cuando Cuba se unió al campo socialista en 1961, el PC búlgaro decidió iniciar una serie de cooperaciones culturales con La Habana.

Fue en estas condiciones que a Venko Kanev lo mandaron a Cuba para completar su formación y estudiar en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, ciudad en la que se graduó al obtener en 1967 el título de Licenciado en Lengua Española y Literatura Hispanoamericana y Cubana con su primera tesis sobre novelistas comunistas como el cubano Alejo Carpentier.

Desde entonces, Venko estuvo estrechamente vinculado a Cuba, país que visitaba con frecuencia y en el que recibió numerosos premios y galardones por sus actividades literarias, culturales y antiimperialistas

Fue también en Cuba cuando encontró la que sería su compañera fiel, Nuria, la admirable, de origen indonesio.

Al volverá a Bulgaria en 1973 se incorporó al Departamento de Filología Iberoamericana de la Universidad St. Kliment Ohridski » donde se desempeñó como Asistente (1973-1974), Asistente de Maestría (1974-1980), Asistente Principal (1980-1988).

En 1977, realizó un viaje a Colombia y obtuvo el título de Magíster en Literatura Latinoamericana en el Instituto de Literatura y Lingüística « Caro y Cuervo », en Bogotá.

De vuelta otra vez a Bulgaria, obtuvo en 1984 el título de Doctor en Ciencias Filológicas en la Universidad de Sofía defendiendo una tesis doctoral sobre la cuestión del « realismo maravilloso » en la obra del novelista cubano Alejo Carpentier. En 1989 sostuvo una tesis de habilitación (« sobresaliente cum laude ») sobre la teoría estilística del texto literario.

Tras el éxito de la contrarrevolución en 1989-1991 en los países del este y en la URSS, tuvo que alejarse de Bulgaria y empezar de nuevo una carrera literaria. Después de enseñar en varios institutos en Francia entre 1989 y 1992, fue contratado en la Universidad de Poitiers como Maître de Conférence Associé en 1992, y al año siguiente como Maître de Conférence por el Departamento de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad de París III, Sorbonne Nouvelle. Desde 2003, estuvo autorizado a dirigir la investigación (Habilitación sostenida en Montpellier) lo que le permitió ser contratado al año siguiente como profesor universitario en la Facultad de Letras de Rouen.

Durante todos aquellos años, Venko se convirtió en uno de los mejores especialistas de la literatura hispanoamericana, reconocido internacionalmente (principalmente en torno a prosista y novelista como Alejo Carpentier, Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes …). Completaba esta actividad de investigación y de formación pedagógica con numerosas intervenciones en el campo de la teoría literaria : gramática, filología estilística general, estructuralismo, semiología, teoría de los géneros discursivos, reflexiones sobre las problemáticas teóricas de la traducción … (Charles Bally, Karl Bühler, Leo Spitzer, Karl Vossler, Dámaso Alonso, Greimas, Todorov, Michel Rifaterre, Escuela de Praga, Lotman…). Fuera de lo ya mencionado, Venko nunca abandonó el estudio en profundidad de conceptos clave de la historia de las ideas latinoamericanas como los del realismo maravilloso, el barroco y el neobarroco, la identidad cultural, las nociones de frontera y exilio, el mestizaje lingüístico, el diálogo intercultural, la cultura y el paisaje, el fenómeno de la « violencia »….

A todo lo cual habría que añadir el interés nunca desmentido de Venko por las grandes cuestiones de la civilización hispanoamericana contemporánea: historia de “Nuestra América” (José Martí), análisis de los discursos ideológicos, economía azucarera, problemas monetarios, teoría de la dependencia, movimientos reformistas y/o revolucionarios, acontecimientos de Chiapas en México, defensa e ilustración de la Venezuela de Chávez y de Nicolás Maduro, comentarios críticos sobre la ‘dolarización’ de la economía argentina…

Su amplia experiencia en estos diversos campos, su asombrosa pluralidad de enfoques críticos revelaban un rechazo constante de encerrarse en la torre de marfil de una especialización limitada, sin renunciar por eso a profundizar en determinados campos de la cultura y civilización latinoamericana.

La vastedad de su corpus, su curiosidad intelectual enciclopédica, las confirman la diversidad de los campos estudiados y su impresionante bibliografía: muchos libros publicados, más de 200 artículos y reseñas publicadas en revistas o en publicaciones colectivas.

Todavía, en noviembre de 2016, Venko viajó a Cuba para participar en el coloquio internacional «Pensamientos en La Habana a 50 años de Paradiso», evento celebrado para conmemorar la monumental obra del novelista cubano José Lezama Lima, fundador del grupo literario Orígenes. Con este motivo, dio una conferencia titulada « Una lectura tardía », en la que optaba «por asumir Paradiso con los ojos del lector del siglo XXI en el contexto de un mundo trastornado y turbulento, y disfrutarla al margen de la llamada literatura pos-moderna» (Granma, Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, 19 de noviembre 2016, p. 6). Con otros estudiosos extranjeros y cubanos de la obra de José Lezama Lima, el Instituto Cubano del Libro le otorgó a Venko en el Museo de Artes Decorativas de La Habana la moneda conmemorativa del centenario del autor.

En el marco de esta conmemoración, cómo ya lo hiciera en 2011 cuando visitó la Isla caribeña al ser invitado a la 20 edición de la Feria Internacional del Libro Cuba, Venko tuvo una vez más la oportunidad de presentar la edición búlgara del libro Cien horas con Fidel, la extensa entrevista que le realizara Ignacio Ramonet al líder de la Revolución Cubana (La Habana, ed. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, 3a ed., 2006. Сто часа с Фидел: Разговори с Игнасио Рамоне Автор: Издател : Монд-Дипломатик-ООД. Превод Венко Кънев, 2010, 787 p. [Cien horas con Fidel: Conversaciones con Ignacio Ramonet. Edición búlgara del Mundo Diplomático trad. V. Kanev et al.].

Con la ayuda de otros cinco traductores, Venko virtió las entrevistas al búlgaro encargándose de revisar todo el trabajo realizado, darle su forma estilística definitiva y rectificar unos pocos errores gracias a su perfecto conocimiento de Cuba. La primera presentación a los lectores búlgaros de Cien horas con Fidel en Sofía en 2011 fue todo un éxito al que contribuyó una muestra de fotos muy interesantes muy poco difundidas :

«Son instantáneas – explicaba Venko– que se tomaron cuando Fidel estuvo en Bulgaria en 1972. Todavía la gente recuerda cuando el Comandante se “desapareció” y lo buscaban como locos por todas partes, mientras él jugaba básquet con el equipo nacional. Es [también] el testimonio gráfico de cuando decidió subir a la montaña vestido de campaña, seguido por el cuerpo diplomático que andaba ataviado de cuello y corbata» [Juventud Rebelde (La Habana), 19 marzo 2011, http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2011-03-19/cuba-fue-una-revelacion-para-el-intelectual-bulgaro-venko-kanev]

Al mismo tiempo que volvía a presentar en 2016 a sus colegas y amigos el libro de entrevistas a Fidel, Venko comentó la epístola que le remitió el líder de la Revolución Cubana al enterarse de la traducción al búlgaro de sus conversaciones con Ignacio Ramonet :

«Este es el mejor regalo de mi vida […]. Cuando hace poco llegó a mis manos, por mediación de la Embajada de Cuba en Sofía, la carta, de puño y letra, escrita y firmada por Fidel Castro, supe que muchas de las tareas que he emprendido cobraban sentido […]. «Para mí fue una sorpresa tener de vuelta un ejemplar del libro, sobre el que trabajé un lustro atrás en compañía de otros cinco traductores, firmado por Fidel. Y mucho más sorprendente fue leer las líneas que generosamente me remitió en una carta donde recuerda y saluda a los primeros búlgaros que aprendieron la lengua española y la cultura cubana aquí, en los años inmediatamente posteriores al triunfo revolucionario. Es lo que yo califico como un entrañable gesto de sensibilidad». (Granma, op. cit.)

Al año siguiente, en marzo de 2017, de paso por Caracas, Venko rindió también homenaje a la revolución bolivariana, al pueblo venezolano movilizado en su defensa y a sus líderes Hugo Chávez y Nicolás Maduro (https://www.youtube.com/watch?v=gaxojL8JmQk)

En Francia, por sus posturas políticas, Venko, era muy poco apreciado por unos grupitos académicos burgueses.

Yo, como director del Departamento de Estudios Románicos de la Universidad de Rouen, pude lograr que le reclutaran allí en 2002. Su perfecto conocimiento de la cultura y la política latinoamericana, sus competencias pedagógicas – más allá de nuestra vieja amistad –, me permitieron resistir un ambiente provinciano particularmente reaccionario.

Tras nuestras respectivas jubilaciones a finales del decenio de 2000, seguimos colaborando juntos como profesores eméritos tanto en la universidad de Rouen, como en la Sorbona Nueva de París (París III), en la Universidad San Klemente de Ojrid de Sofía, en Cuba, en Argentina y en varios otros países de América Latina.

En 2018 y 2019 ptodavía organizamosr otros dos importantes congresos internacionales.

En el primero, celebrado en Sofía sobre «Dependencia e independencia en América Latina y el mundo» (17 al 19 de octubre 2018, St. Kliment Ohridski), Venko y yo pudimos consagrar una sesión de trabajo al alimón, dedicada a Cuba, Venezuela y Nicaragua, con la participación amistosa de Orietta Caponi y Pedro Pablo San Jorge Rodríguez, respectivamente embajadora de Venezuela y embajador de Cuba en Bulgaria

El segundo evento en el que Venko y yo intervinimos tuvo lugar en noviembre de 2019 en la Universidad francesa de Rouen sobre «Democracia participativa frente al capitalismo financiero, desde América Latina hasta Europa». Allí Venko presentó una ponencia notable titulada « La concepción de la democracia en siglo y medio en Bulgaria » (https://webtv.univ-rouen.fr/videos/venko-kanev-universite-de-rouen-la-concepcion-de-la-democracia-en-siglo-y-medio-en-bulgaria).

Durante el mismo coloquio se organizó una nueva mesa redonda (en español) en la que discutimos sobre las cuestiones de la democracia participativa y/o representativa. En ella, hablaron también Orietta Caponi, Héctor Michel Mujica Ricardo, Embajador de Venezuela en Francia, Nelson Tamayo Caro, Consejero Cultural de la Embajada de Cuba en Francia; y Juan Miguel Díaz Ferrer, ex Viceministro de Cultura de Venezuela.

Fuera de una última conversación teléfónica en febrero de 2020, fue la última vez que Venko y yo nos encontramos.

En todos los dominios, literarios, culturales, políticos, Venko fue un amigo fiel y un intelectual revolucionario ejemplar.

(Daniel Vives Simorra, profesor honorario de la Universidad de Rouen)

 

 

Categories Démocratie et lutte des classes

Laisser un commentaire

%d blogueurs aiment cette page :
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close